El último viaje del Buran

El último transbordador espacial soviético del tipo Buran ha llegado a su destino final, el Museo de la Técnica de Espira. Con unas dimensiones similares al avión supersónico ruso Tupolev 144 y al Concorde francés, más de 17 metros de alto por 36 metros de largo con un diámetro de 8 metros y cerca de 150 toneladas de peso. El transbordador Buran, que empezó a ser desarrollado en los años 70, es el último superviviente de una serie de 20 lanzaderas que la ya extinta Unión Soviética construyó en la década de 1980 para asistir a la MIR, su estación espacial permanente. Curiosamente, sólo uno de dichos aparatos llegó a volar al espacio en 1988, para regresar a su base de Baikonur después de dar dos vueltas de prueba a la Tierra, y la URSS acabó abandonando el proyecto por problemas de presupuesto. El último Buran, con el número 002, fue expuesto en Sidney durante los Juegos Olímpicos en 2000 y seguidamente trasladado al emirato de Bahrein para otra muestra, tras la cual quedó Espira, con unas instalaciones cubiertas de más de 16.000 metros cuadrados y un recinto abierto de más de 150.000 metros, es uno de los más espectaculares del mundo.

El interesante museo cuenta con unas 3.000 piezas, entre ellas el Boeing original de Lufthansa, un Jumbo 747 a un gigantesco Antonov 22, cerca de 50 coches de época, motocicletas, 20 locomotoras, 70 aviones y hasta submarinos de gran tamaño.


Gracias al esfuerzo de la sociedad de amigos que apoya al Museo de la Técnica de Espira, se pudieron reunir los 10 millones de euros que han sido necesarios para comprar el transbordador y organizar su traslado a la sede de este museo en Alemania. Sin duda, un excelente destino para este baluarte de la técnica.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails